Blog de mlariosmetodologia

¿Quién soy? Mi perfil profesional, hacia donde quiero dirigirme en lo profesional

Mi nombre es María del Carmen Larios Rodríguez, soy de un pueblo de Cádiz llamado Sanlúcar de Barrameda, pero vivo actualmente en Sevilla en un piso compartido por motivo de mis estudios. 

En cuanto a mi perfil profesional, me considero  una persona responsable, organizada, con capacidad para trabajar en equipo, y que se adapta a todo de forma fácil y rápida. Además, me considero una persona muy empática, que mira por los demás y siempre intenta ayudar a sus compañeros. 

Respecto hacia donde quiero dirigirme profesionalmente, es obvio que la respuesta iba a ser hacia la enseñanza y la educación; o mas bien, a lo que yo considero enseñanza y educación. Mi meta en la vida no es enseñar a los niños matemáticas, lengua o sociales (creo que son conceptos que tarde o temprano acabarán olvidando) mi meta en la vida es enseñar a los niños unos valores, a que sepan respetar, a que se conozcan ellos mismos (sus sentimientos, sus cualidades, su carácter, sus formas de actuar, etc.), ha hacerles sentir que destacan en algo, que son importantes y valiosos, y que aunque no saquen las mejores notas del mundo pueden ser buenos en otros muchos aspectos. 

Llevo muchos años viendo como mis compañeros se quedaban atrás, se desmoralizaban y se venían abajo por sacar malas notas. Muchos años viendo como importa mas sacar un 10 en un examen que tratar bien a tus compañeros. Viendo como se sentían inferiores aquellos que sacaban peores notas, y como se autoconvencían de que no eran capaces de lograr los objetivos y metas que se les iban proponiendo, que nunca iban a llegar a nada en la vida. Esos niños no han llegado ni a acabar bachillerato, pero esos niños a mi parecer tenían otras muchas cualidades y con la adecuada motivación y estimulación, podrían haber compartido conmigo muchos años mas de escuela. Pero el sistema decidió que ellos no valían. 

Nunca he tenido en primaria ningún profesor/a que me motivara o me hiciera ver que yo valía para algo en especial. Cuando llegué al instituto y nos unimos con otros colegios, se notaba que los niños que venían de otros centros tenían la autoestima más alta, más motivación y mejores expectativas de futuro, ya que ellos si habían sido estimulados y motivados por buenos profesores en sus colegios. Fue ahí cuando decidí que me gustaría dedicarme a la enseñanza e intentar que ningún niño se sienta inútil, sino, que todos se sientan fuertes y especiales.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: